Un vistazo a la Revolución Mexicana y su impacto genealógico

February 6, 2020

En la última publicación de esta página hablé sobre el efecto que ejercen las experiencias traumáticas de las generaciones pasadas en la esfera emocional de las actuales. En ella se planteó que a un nivel macro-genealógico la guerra, hambruna o enfermedad, por el estrés y sufrimiento que conllevan, llegan a representar la raíz de un problema ansioso-depresivo de componente hereditario que puede afectar a buena parte de una población. Al buscar un caso de aplicación general para las familias mexicanas rápidamente reparé en un período grisáceo de nuestra historia: la Revolución Mexicana.

 

Me atrevo a afirmar que todos los mexicanos de edad avanzada saben al menos una historia que tiene como protagonista a sus padres, abuelos o tíos en los años de la Revolución, y si no me crees, es cuestión de que les preguntes.

 

Los relatos suelen ser cruentos, con finales tristes e irreparables. Hay otros en que el personaje principal logra salvarse de la amenaza inminente, pero no dejan de ser desagradables. En las tramas más livianas se cuenta sobre la expropiación de tierras o bien la repartición de éstas, unos pierden y otros “ganan” pero el sufrimiento es mutuo en algún momento del proceso.

 

Les señalo que por lo tumultuoso de la situación muchos de estos eventos no pasaron al registro histórico. Es el caso de mi antepasada quien fue víctima del movimiento revolucionario, pero de cuya tragedia no he encontrado acta alguna. Son dolores que en su mayoría perviven únicamente en la memoria familiar, y de los que tal vez ya no seamos conscientes o pensamos que no nos afectan más, pero lo cierto es que suelen marcar generaciones. En ello estriba la importancia de rescatar lo que queda de esos relatos orales, pues según la Psicogenealogía, su reconocimiento y aceptación son vitales para sanar estas heridas.

 

Aparte de recurrir a los parientes longevos, otra manera de situarse en el contexto de este agrio período es leer las creaciones literarias inspiradas en él. Mariano Azuela, colega mío, redactó en 1915 una novela que tituló “Los de abajo”, retrato ficcional pero fiel a sus vivencias como médico participante en el conflicto armado. En sus páginas se despliegan las injusticias, los ultrajes, despojos y otros actos violentos perpetrados por los numerosos bandos, tanto oficiales como revolucionarios, a lo largo y ancho de nuestro país. Lectura obligada para el que desea contemplar los pigmentos, para nada pasteles, de nuestro pasado.

 

Es posible que el motivo por el cual no alcanzamos a comprender el alcance que tuvo la Revolución Mexicana sea que, contrario a como se manejan las fechas de la Independencia de México, a la Revolución se le da un inicio pero no un final preciso. Se le conmemora cada 20 de Noviembre porque fue en ese día del año 1910, en el que Francisco I. Madero inauguró la lucha contra la dictadura de 30 años de Porfirio Díaz, y hasta ahí el conocimiento popular de los hechos.

 

Repasando velozmente, sabemos que esta no fue sólo fue la pugna entre Madero y Díaz, sino aquella que continuó con Madero y Huerta, “el usurpador”; seguida por la de Huerta y Carranza, a quien encuentro como un “King in the north (rey en el norte)” porque desde Coahuila avanzó junto a Francisco Villa, Álvaro Obregón y Pablo González, líderes de los ejércitos septentrionales, para deponer a Huerta. A la derrota de las fuerzas federales, Carranza, Villa y Zapata encontraron su contrapunto, pues el primero resultó muy tibio para las políticas sociales que interesaban estos caudillos, así que el fuego no cesó. La sucesión presidencial de Carranza, Obregón y Plutarco Elías Calles se vio envuelta en intrigas, caracterizando al último su intransigencia religiosa por la cual se desató otra guerra civil conocida como rebelión cristera de 1926 a 1929. Calles continuó jalando los hilos del poder durante lo que se llamó Maximato, ya que tres presidentes desfilaron, pero él permaneció con el poder real. La serie encuentra su fin con Lázaro Cárdenas, el elegido que logró traer el tan ansiado balance a la fuerza.

 

Hablar de Revolución como un "juego de tronos" que se prolongó por tres décadas parece ser un abordaje muy amplio, pero no podemos dejar de considerar todo este marco de personajes y contiendas ya que la justificación misma de ella, la persecución de mejoras sociales, económicas y laborales, quedaron como promesas en Madero; promulgadas pero en gran parte permanentes sólo en el papel con la Constitución de 1917, para pasar a efectuarse lentamente hasta su punto culminante con el gobierno de Lázaro Cárdenas y la expropiación petrolera. Las disputas en el intermedio de los principales puntos de avance, reflejaron el “estira y afloja” de la defensa de los ideales de la Revolución y su corrupción en pro de los intereses particulares, entre tanto, las masas resistían los duros pisotones de arriba.

 -¡Cierto como hay Dios, compañero; sigue la bola! ¡Ahora Villa contra Carranza! […] ¿Qué dice de eso, compañero? -interrogó Natera.

Demetrio se alzó de hombros.

-Se trata a lo que parece, de seguir peleando. Bueno, pos a darle; ya sabe, mi general, que por mi lado no hay portillo.

-Bien, ¿y de parte de quién se va a poner?

Demetrio, muy perplejo, se llevó las manos a los cabellos y se rascó breves instantes.

-Mire, a mí no me haga preguntas, que no soy escuelante… La aguilita que traigo en el sombrero usté me la dio… Bueno, pos ya sabe que nomás me dice: “Demetrio, haces esto y esto…” ¡y se acabó el cuento!

Conversación entre el General Natera y Demetrio Macías (Los de abajo, página 132)

 

¿Qué historias de esta época te han contado? Cada familia mexicana tiene alguna que agregar a la antología. Espero encuentres en ella la sabiduría que se requiere para afrontar los retos actuales ¡Honremos a nuestros antepasados y valoremos su sacrificio por entregarnos un México de mayores oportunidades!

 

Por:

Dr. Enrique Salvador Agraz Villarreal

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Síguenos en...
  • Facebook Social Icon
Artículos recientes

Los ancestros y primos extintos del homo sapiens

July 9, 2020

1/10
Please reload

Avisos
Please reload

© 2017 por Enrique Agraz

  • Grey Facebook Icon
  • Grey Twitter Icon
  • Grey Google+ Icon
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now